Resultados de la búsqueda: supernova

Espejito, espejito mágico…

Suena el despertador, el Cielo murmura algo, me da medio beso y se arrebuja en el edredón. Me levanto de la cama, aún dilucidando si no debería haber solicitado un tiempo de gracia de cinco minutos más, pero ya estoy en el baño, frente a mí, en el espejo.

Cuento las prendas que llevo sobre el brazo, esperando paciente y decidiendo cuál me pondré primero; sonrío a la dependienta que retira la cortina del probador y la cierra tras mi paso. Dos minutos, tres metros cuadrados, y ya tengo organizados bolso, ropa que traía, ropa que ya veremos si me llevo. Subo la cremallera y tiro de la falda del vestido hacia abajo, pasando las manos por la tela para asegurarme de que no ha quedado ningún pliegue. Levando la vista para ver el resultado final y ahí estoy, frente a mí, en el espejo.

Semáforo en verde. Espero a que los coches se detengan y cruzo la calle a paso vivo. Camino ‘enmimismada’ observando los pasos de mis zapatos y una ráfaga de viento me distrae. Levanto la vista, giro la cabeza y veo que entre mis zapatos andantes y mi cabeza pensante, el cristal oscuro de un gran edificio de oficinas revela que hay un cuerpo; el reflejo devuelve mi mirada sorprendida, frente a mi, en el espejo.

(más…)

Momentos curiosos

Volvíamos ayer en el coche de un cumpleaños la Estrella Menor, los dos Soles y servidora (la Estrella Mayor estaba con el Cielo en su ensayo de coro). Lo he comentado en alguna ocación, pero cuando falta uno de los cuatro, el equilibiro que tienen montado se rompe, y surgen situaciones nuevas que hay que resolver. El Refamilia-wagen tiene tres filas y seis asientos, y cuando vamos todos juntos suelen sentarse la Estrella Mayor con el Segundo Sol, y la Menor con el Primero; alternan la primera y segunda fila de la parte trasera del coche según un complejo algoritmo refamiliar al que hemos llegado tras muuuucha discusión sobre equidad, justicia y ‘porque yo lo valgo’.

Era ya un poco tarde, y tener que repartir asientos sólo para tres había desencadenado una perorata del Primer Sol, inmerso en un absurdo monólogo sobre el turno anterior y el siguiente. Los demás estabamos en el mismo estado, así que le dejamos desahogar su cansancio, incluso aunque ya llevabamos un rato cada uno en su asiento e íbamos hacia casa…

La Estrella Menor no es especialmente charlatana, pero cuando se decide a hablar no da puntada sin hilo…

Lo mejor sería un coche que tuviese una fila de delante con cuatro asientos, así no discutiríamos… No, lo mejor sería un coche con cuatro asientos para conducir y cuatro volantes…«

(más…)

Momentos extraños

Mujer, pájaro y estrella, por el Primer Sol

Mujer, pájaro y estrella, por el Primer Sol (2010)

Tenía momentos para el recuerdo, momentos prestados y es el turno de los momentos de difícil catalogación…

Sólo he vivido dos momentos con la madre de las niñas, con la Supernova.

El primero fue un poco antes de formar la Refamilia, cuando ya teníamos fecha de mudanza. El Cielo tenía que ir a llevarle unas cosas de las Estrellas y había varias formas de hacerlo, y ella eligió la que implicaba que yo también fuese. Y allá que fui yo, con mi short fucsia, mi blusa negra y la sonrisa pintada, a pasar por el momento que tenía que llegar antes o después, porque si un día los Soles comparten parte de su vida con alguien, también quiero poder mirarla a los ojos…

De ese día recuerdo que se me presentó con su nombre y me resultó curioso, como si después de tantos meses de conocer mi existencia fuese necesaria la formalidad. Recuerdo que las niñas estuvieron cariñosas pero comedidas, y me alivió, porque me habría sabido fatal que fuesen muy efusivas. Recuerdo que no volvió a dirigirse a mí hasta que nos despedimos, hablando todo el tiempo con el Cielo los temas que tenían pendientes. Recuerdo que el encuentro podría haber durado un minuto, pero que ella lo alargó a diez y no dejó de observarme por el rabillo del ojo. Recuerdo que, a pesar de mi sonrisa, estaba hecha un flan, pero prefería interpretar mi papel al suyo…

(más…)

Madre de edición limitada

I am not a perfect mother, but I am a limited edition

Una mañana, esperando el autobús, compartía banco frío e incómodo con una chica y su hijo, de unos tres años. El niño se hizo daño, no recuerdo cómo, y rompió a llorar. La madre, toda dulzura, le sentó en su regazo murmurándole y le dio un besito “¿Lo ves?, no es nada, ya no duele” y el niño se calmó y sonrió con un lagrimón aún cayéndole por la mejilla. Yo tendría 20 años, pero pensé “Yo quiero ser una madre así.” Sólo recuerdo que la chica iba en vaqueros y llevaba una coleta negra, pero es una de esas ‘personas que’ y le he sonreído mentalmente cada vez que uno de mis Soles se ha hecho pupa

(más…)

Alta tensión. Un mar de dudas

alta tensión mar de dudas

Llevo un mes dándole vueltas a este post. Primero estaba todo reciente y era sólo un caos de sentimientos en la gama del azul. Luego la maraña se fue deshaciendo y pude colocar los tonos de azul en su pantone correspondiente, pero se me seguían resistiendo las palabras y sólo puede avanzar los prolegómenos de la tensión: en la Refamilia nos enfrentamos a situaciones que no se dan en una familia sin ‘re’.

Entre aquel post y éste comencé el curso de Hello! Blogging, la tercera parte de Descasados para siempre salió de la carpeta de borradores, celebré un Best Blog y tuve otros enredos que utilizar como excusa mental para no ponerme a escribir sobre esto. Así que supongo que cansado de esperar su turno, hace unos días, finalmente, el post vino a mí.

(más…)

¿Somos tu primera Refamilia? Te enseñamos nuestro blog

Sí, es cierto, esto de la Refamila es un poco complicado, pero tengo la teoría de que nada en la vida que merezca la pena es fácil, y no encuentro objetivo mejor en que centrar esfuerzos que en las personas a las que se quiere, así que aquí nos tienes, ¡»complicándonos» la vida!

Una Refamilia es el resultado de dos minifamilias que se lían la manta a la cabeza y deciden compartir sus vidas. Vidas a turnos de fines de semana, días de diario, medias vacaciones… A veces estamos dos, otras cuatro y otras los seis juntos, ¡la Refamilia al completo! Todos los momentos tienen su magia y aprendemos a disfrutar de todos y cada uno

Y este es el árbol refamiliar (el compacto, ¡el extenso es mucho más grande y complejo!)

esquema refamiliaPero si quieres saber cómo empezó todo, te recomiendo que te des un paseo por estos posts:

Al principio todo era caos… Génesis de mi mundo

Receta para crear una Refamilia

Yo misma…

Hay una historia anterior a nuestra Refamilia, cuando nos descasamos y nos convertimos en minifamilias, llena de Sensaciones en el camino. Puedes conocerla en Descasados. De la etapa anterior a la Refamilia vienen «los otros padres» de nuestros retoños, el Cometa y la Supernova.

Soles y Estrellas nos deleitan con sus ocurrencias, algunas de ellas recogidas en nuestras frases célebres caseras. Y vivimos muchos momentos especiales, que hacen que todo valga la pena… Uno de los favoritos es Maneras de querer. Y de maneras nuevas de querer me ha colmado el blog: he descubierto la amistad 2.0, que empieza en un pantalla y termina en un café, justo al revés que las de toda la vida pero igual de maravillosas.

Y con tanta creación celeste en el ambiente, en ocasiones se me ocurren cosas a mí también, de esas para hacer en casa, a veces con los pequeños astros y otras en la tranquilidad que tenemos cuando sólo estamos el Cielo y yo… Con estas manitas me dedico al DIY (es lo que tiene ser una trendy mother de moda: de coger un bajo a un pantalón, ni idea, oiga, pero cositas con washi tape, las que usted quiera ;)

Cada post que escribo me encanta, pero por destacar alguno, uno de los que más satisfacciones me han dado, la Carta de los Reyes Magos, en tres actos, como buenos aficionados al teatro que somos:

La Magia de los Reyes Magos

Carta de los Reyes Magos

Regalos de Reyes

Y según avance la Refamilia, irán surgiendo nuevas cosas, así que no te sorprendas si de pronto aparecen nuevas ideas, inspiraciones o viviencias por aquí…

Esperamos que sonrías mucho, te sientas a veces identificado, otras asombrado y, sobre todo, que tú también veas que la vida esta llena de pequeñas cosas que disfrutar. Bienvenido a la Refamilia y, como leí hace poco en un blog estupendo

desorden

¡¡¡¡Un beso enorme de los seis!!!!

Alta tensión. Prolegómenos

Señor con bigote tomando un helado debajo de un paraguas, por el Segundo Sol (julio 2013)

Señor con bigote tomando un helado debajo de un paraguas, por el Segundo Sol (julio 2013)

La Refamilia no sería una familia en condiciones si no tuviésemos dos cosas: gritos de vez en cuando y familia política. Tomen asiento porque aquí empieza, sin saber cuando escribí esta línea, un auténtico manifiesto refamiliar.

En cuanto a gritos, lo estándar, que si me toca a mí jugar, que si yo lo vi primero, que si me ha hablado mal, que si os tomáis ya la leche o dormís en la espesura del bosque… Ya se sabe, cosas de hermanos, casi hermanos y padres poco perfectos…

La familia política en nuestro caso, son «las otras familias» (tchan, tchan, tchaaaaaan), porque a las auténticas familias políticas no les hemos dejado ejercer. Nuestra prioridad eran los niños, que se llevasen bien, que estuviesen felices todos juntos… y la familia predecesora es ya mayorcita: no había que cuidarla tanto. Así que suegros y cuñados han tenido que buscarse un hueco como han podido, porque nadie ha estado nervioso al conocer a «los padres de ella» o a «la familia de él». Y, paradojas de la vida, todo ha ido como la seda, y segundas partes pueden ser mucho mejores que las primeras ;)

(más…)