Hemos montado una banda

Las cosas a veces se imaginan peor de lo que son porque nos empeñamos en ver únicamente la parte negativa; creemos que es muy difícil ser diferente y vivir en un mundo normalizado.

Siempre he tenido mucha miopía. “Mucha” van desde las 10 dioptrías con las que me graduaron a los 2 años, hasta las 24 que llegué a tener con el paso de ellos. Llevé lentillas desde los 5 años y a los 25 me operaron de cataratas. Mis gafas habrían podido protagonizar cualquier sketch, y de hecho lloré al ver algunas cuando tenía una nueva subida de dioptrías. Pero con 14 años, al salir de la consulta en que pasé de las 16 a las 20, le dije a mi madre que no importaba, que tenía miopía pero también inteligencia y otro montón de capacidades. Y desde entonces, tan conforme con mis ojitos, que no iba a tenerlo yo todo ;p

El caso es que nunca lo he vivido como una “desgracia”. De alguna forma ha condicionado mi vida (como tantas otras cosas) pero también me ha hecho ser como soy, y aunque preferiría tener una vista perfecta (y los ojos verdes de mi abuela) me gustan las cosas que ha aportado a mi vida la miopía…

(más…)

El Segundo Sol y las teorías educativas (y 2)

Estimado Segundo Sol,

Acusamos recibo de las necesidades manifestadas e iniciamos diversos trámites para dar cumplida respuesta a cada una de ellas.

Quedamos a la espera de conocer su satisfacción con las medidas adoptadas y aprovechamos para enviarle un cordial mordisquito.

Atentamente,

Equipo Directivo de la Refamilia

Cada uno a su ritmo

Pues si, cariño, cada uno a su ritmo y yo la primera, que si bien es cierto que no tengo que colocar todos los lego en una formación muy concreta antes de ir a lavarme la cara, también lo es que mi recién descubierto espíritu instagramero me susurra que tengo que fotografiar algo sí o sí, incluso aunque se enfríe la cena ;)

Y he hecho un gran descubrimiento al respecto: para poder ir despacio, necesitamos más tiempo. Tiempo para disfrutar de nuestras cosas propias y entre nosotros. Tiempo para que no tengamos que mirar el reloj constantemente y podamos estar en el ahora sin pensar en lo siguiente.

Me he dado a la loca vida de priorizar y ya no pretendo hacer mil cosas a la vez, sino disfrutar de la que tengo entre manos cada vez. A veces levantarse un poco antes y disponer de ese tiempo es más importante que quedarse diez minutos más en la cama. A veces hay que marcar tiempos para no robarle tiempo a lo siguiente (si se alarga la cena innecesariamente, nos metemos en la ducha atacados, o nos saltamos el cuento, o se me escapa algún grito… y no merece la pena)

(más…)

El Segundo Sol y las teorías educativas

Sé que va a parecer pasión de madre, pero tengo evidencia casi científica de que el Segundo Sol es un visionario… o bien lo es porque sabe identificar y expresar sus necesidades, o bien lo es porque embauca a las ponentes de los talleres de padres a los que voy (no se puede ser buena madre si no te angustias, por lo menos, por una docena de teorías educativas), pero sin duda, lo es.

Esta es la lista de demandas que ha ido desgranando el Segundo Sol, algunas veces con moderación y prácticas de buen orador; otras con los ojos llenos de lágrimas y la indignación pintada en la voz, según el caso…

  • Mamá, dice la profe que cada niño tiene su ritmo, y que hay que respetarlo” Yo suelo responder con un “No tengas morro, que llevas media hora cenando, no has parado de hablar y sólo has comido pan, no es que comas despacio, ¡es que no comes!”; “Vale, ¿pero me das más pan?” Grandes argumentos para conseguir objetivos ocultos, ¿qué va a ser este niño de mayor? No me lo digáis, que no quiero saberlo. Yo estoy ilusionadísima preparándome para la alfombra roja, que si Di Caprio llevó a su madre, seguro que el Segundo Sol me lleva a mí cuando le den el Óscar a mejor actor.

(más…)

12 cosas que hacer con niños en una tarde lluviosa

Ideas para una tarde lluviosa con ninos

Han pasado nada menos que dos meses desde que la mano inocente del Segundo Sol escogió ganador del primer sorteo de la Refamilia, y Mariu quería ideas para una tarde lluviosa con sus niñas.

En estos dos meses hago recuento de 12 posts: buena cosecha de frases célebres caseras, un par de ideas de organización refamiliar, varios momentos para el recuerdo y algunos posts tan especiales como el de Madre de Edición Limitada, Amistad 2.0 y Sensaciones en el Camino… Podría recrearme en las horas de inspiración y trabajo dedicadas, a las que sumar las del trabajo, el disfrute de la Refamilia, el día a día de lavadoras y cocinitas, los ratitos románticos con el Cielo, la desidia de alguna tarde… no son malas excusas mentales, la verdad, pero ni por esas puedo negar la evidencia: ayer terminé la lotería de mimitos para la flamante (y paciente) ganadora del sorteo.

(más…)

Momentos extraños

Mujer, pájaro y estrella, por el Primer Sol

Mujer, pájaro y estrella, por el Primer Sol (2010)

Tenía momentos para el recuerdo, momentos prestados y es el turno de los momentos de difícil catalogación…

Sólo he vivido dos momentos con la madre de las niñas, con la Supernova.

El primero fue un poco antes de formar la Refamilia, cuando ya teníamos fecha de mudanza. El Cielo tenía que ir a llevarle unas cosas de las Estrellas y había varias formas de hacerlo, y ella eligió la que implicaba que yo también fuese. Y allá que fui yo, con mi short fucsia, mi blusa negra y la sonrisa pintada, a pasar por el momento que tenía que llegar antes o después, porque si un día los Soles comparten parte de su vida con alguien, también quiero poder mirarla a los ojos…

De ese día recuerdo que se me presentó con su nombre y me resultó curioso, como si después de tantos meses de conocer mi existencia fuese necesaria la formalidad. Recuerdo que las niñas estuvieron cariñosas pero comedidas, y me alivió, porque me habría sabido fatal que fuesen muy efusivas. Recuerdo que no volvió a dirigirse a mí hasta que nos despedimos, hablando todo el tiempo con el Cielo los temas que tenían pendientes. Recuerdo que el encuentro podría haber durado un minuto, pero que ella lo alargó a diez y no dejó de observarme por el rabillo del ojo. Recuerdo que, a pesar de mi sonrisa, estaba hecha un flan, pero prefería interpretar mi papel al suyo…

(más…)

¡Por fin en casa!

bienvenidos a casa

“Shhhh… ya están todos dormidos…” “No, no, oigo teclas, alguien sigue por ahí…” “Da igual, estoy emocionado… ¡por fin nos han estrenado los Soles y las Estrellas!” “Qué ilusión, cada uno colgando sus chaquetas…” “¿Habéis visto qué fotos tan bonitas nos han puesto? Ha merecido la pena esperar semanas y semanas dentro del armario para lucir estas sonrisas en nuestro interior…” “Cuando abrían el armario y veían la bolsa les oía decir que faltaba uno de nosotros…” “Nah, esta gente siempre está pensando en hacer cosas y lo va dejando y dejando…”

Pues sí, en la casa refamiliar no hay cortinas y las paredes están por decorar, pero al hueco de detrás de la puerta de la entrada, tan relevante y vistoso, no le falta detalle… Permitidme que os presente mis últimas ikeanas: un cuelga llaves y un perchero de pared.

(más…)

Protocolo de emergencia

Accidente de lego

Guardia imperial accidentado tras chocar su A-wing con una pared de bloques…

Cuando éramos minifamilia y vivía sola con los Soles, a veces imaginaba esta escena: la madre inconsciente (¡o aún peor!) y los niños, tan pequeños, llamándola “mamá, ¡mamá!” sin obtener respuesta, con lágrimas cayendo por sus mejillas al no comprender por qué su madre, siempre solícita, no les atiende… Suena el teléfono varias veces a lo largo de la mañana, pero el interlocutor no alcanza a imaginar la tragedia, y desiste… Pasan las horas, los niños solos, nadie se da todavía cuenta y ellos con pena y hambre…

Pero yo no soy dramática, conste en acta… Digamos que el Primer Sol heredó la parte reflexiva y responsable y el Segundo la imaginativa y creativa. Como la imaginación ya entró en escena, le toca a la responsabilidad representar su papel, y de la posibilidad de que ocurriese algo similar, surgió el primer protocolo de emergencia.

(más…)

Frases del Segundo Sol cuando era un solecito

Llevo toda la semana a vueltas con las ideas y las palabras, el post que empecé el martes se ha convertido en dos, y a domingo por la noche sigo con las ideas, las palabras y los dos posts enmarañados, así que he decidido dar a todos unos días de descanso y regalarnos unas sonrisas con las frases célebres del Segundo Sol :)

De mi pequeño cuadernito maravilloso, frases de mi Sol, que si con cuatro años leía, con dos ya se estrenaba en esto de las frases célebres caseras.

Mamá, eres preciosa” Ya, lo sé, no es una frase que roce la genialidad, pero si era por regalar sonrisas, la mía es enorme…

(más…)

Momentos prestados

Más que prestados, son momentos compartidos, porque el Cielo los vive en primera persona y yo como embelesada observadora :)

Hace unos días tuve que salir por la tarde y el Cielo se quedó con los Soles. Tuvieron una cena distendida y llegó la hora del baño, y con ella, los mimitos de por la noche (cuando salen de la bañera, por turnos, les siento sobre mis piernas y les someto a un secado amoroso con besos y caricias incorporados; es tan parte de la rutina diaria como lavarse los dientes).

Al salir de la ducha el Primer Sol dijo: “Mamá nos hace mimitos…” Y el Cielo se sentó a los Soles, los secó e inventó las “mimillas”, que vienen a sustituir los besos por cosquillas, pero que tienen el mismo efecto halo de cariño, a la luz de los comentarios de los tres…

(más…)

La ciencia de Hello Kitty

Dos frases célebres caseras para hacer la trascendentalidad de los últimos tiempos más llevadera, cortesía de la Estrella Menor.

Los seis en el Refamiliawagen, camino de una tienda en la que venden minerales, nuestra gran afición de los últimos meses, transmitida de Soles a Estrellas. ¿A qué llamamos cogerle el gusto a algo en la Refamilia?

  • El Segundo Sol de mayor quiere ser geólogo. Sí, 5 años. No, no astronauta o médico como le gustaría a su santa madre: aquí si somos fan, lo somos hasta el infinito y más allá.