Calendario de la Refamilia

Voy a hacer una confesión: una Refamilia es lío estupendo, y además de mucho amor, se necesita una logística considerable, especialmente en lo que se refiere al calendario. Ya está, ya lo he dicho.

Y haciendo de nuestra capa un sayo, estrenamos categoría en el blog refamiliar, con un nombre de lo más significativo: ¡organización! ¿Y qué vais a poder cotillear aquí? Trucos y apaños (tips en plan chic 2.0) de nuestro arsenal de padres para poner un poco de orden entre vástagos propios y ajenos (y equilibrio mental a nuestro día a día, para qué negarlo)

Atención: Prácticas no testadas fuera del hogar refamiliar; la Refamilia no se responsabiliza en modo alguno del resultado de la aplicación de estas ideas en otras casas ni garantiza resultados similares en otras condiciones educativas.

Nosotros lo primero que necesitamos para organizarnos es saber cuántos vamos a ser para comer, dormir, poner lavadoras, lavavajillas y planificar ocio, y hace tiempo que la Refamilia venía demandando un calendario accesible para todos.

Los Soles y las Estrellas no siempre tienen claro los días que pasamos todos juntos y los que vamos a estar unos sí y otros no en casa, y la verdad que no es para menos, dado el calendario multicolor con el que nos tenemos que manejar el Cielo y yo. No os llegáis a imaginar lo que es confeccionarlo y conciliar: calendarios escolares de dos coles, calendarios laborales de cuatro adultos, calendarios familiares “nivel abuelos”, calendarios de dos convenios de divorcio distintos, calendarios según apetencias de los cuatro adultos, imprevistos de última hora… ¡¡A mí me sigue dando vértigo abrir el fichero y plantear las siguientes vacaciones!!

Por si tenéis curiosidad, en este calendario los días azules son los días festivos en los que el padre está con los hijos y los días rosas en los que está la madre, de forma que las niñas están con nosotros los días azules del calendario del Cielo y los niños los días rosas del mío. Sencillito, sencillito…

Pues gracias a mi tocaya y compañera Ana de Mami, ¿te ayudo?  y a esta maravillosa idea en su post Acuérdate de todos los cumpleaños!!, me inspiré para dar forma a esta necesidad, diseñando un calendario más sencillo, el que los niños entienden: rosa los días que están las Estrellas en casa y azul los días que están los Soles (soy una clásica, qué os voy a contar). Si es sólo por la tarde (días de cole) puntito pequeño, si es todo el día (días sin cole :) punto grande. Y así de bonito nos ha quedado:

calendario refamiliar

No me digáis que la famosa frase de Mary Poppins no expresa a la perfección el espíritu del calendario…

Además de los días rosas y azules, aprovechamos para señalar otras rutinas, cómo quién elige el desayuno el domingo (es día de desayuno especial y cada domingo lo elige uno. Al tercer domingo perdemos la cuenta y los domingos se tiñen de “me tocaba a mí”, “es injusto”…) Marcamos también cumpleaños refamiliares, planes especiales y otros eventos. Más frase inspiradora, a ver si nos metemos algo de provecho en la cabeza cada vez que lo consultemos…

¿Y cómo se hace un calendario refamiliar una vez establecido el color de los días? Con estos materiales:

materiales calendario

Me encantó la idea de Ana de poner un tirador con los cartelitos de los cumples, y tras darle una vuelta, me decanté por utilizarlo para poner el nombre de los meses, y marcar el cumple en el propio calendario, con una foto del homenajeado en el día en cuestión (este mes es de secano, no nos vemos las caras ;)

Busqué un tirador acorde con la estética del marco y la plantilla del calendario y lo fijé a la parte trasera. Se me ha quedado un poco pequeño dado el volumen de las cintas, pero me encanta… Y las cintas también: de colores y con topitos, ¿se puede pedir más? Pues sí: haber caído y comprado etiquetas ya hechas, pero para qué están las cartulinas y las reglas sino para que el DIY sea auténticamente con estas manitas

collage preparación

Y tras recortar, escribir y anudar, me quedaron doce cartelitos así de monos (¿dije monos? ¡Monisísimos!)

collage carteles meses

Tuve mis dudas sobre si hacer una plantilla única para el calendario e ir rellenándola a mano, o preparar digitalmente la plantilla de cada mes, pero la incertidumbre se mantuvo lo que tardó el diablillo en posarse en mi hombro izquierdo y susurrar: “Alma de cántaro, ¿te vas a sentar tú todos los meses a modificar la plantilla? Con lo crafty que te queda a mano y lo poquito que tardas en escribir cuatro números y pintar dos círculos…”

Y ahí está, colgadito en su pared…