CFB: Donuts con el gluten y la lactosa en el agujero :)

Como este mes el reto de la Creative Food Band coincidía con vuelta al cole, María nos proponía volver con donuts para el recreo, pero como siempre, sin gluten y sin lactosa. ¿Y cómo lo he hecho yo? Dejando todo el gluten y la lactosa en la parte que se quita al hacer el agujero, así que facilísimo :)

donuts ricos ricos sin gluten y sin lactosa

He de decir que yo había hecho donuts un par de veces con la thermomix, y, aunque laboriosos, los recomiendo para una tarde lluviosa, porque están buenísimos. La parte más tediosa, como en algunas otras recetas de bollería, es el levado de la masa, que además hay que hacer dos veces: una de la masa recién amasada y otra cuando la forma ya está hecha. Cuando hacemos bollería en casa, permanece tierna mucho menos que la comprada en pastelerías o envasada, así que hay que degustar nuestra exquisiteces en el día o congelarlas.

Respecto a la elaboración de donuts ‘con‘, la de los donuts ‘sin‘ me ha parecido muy similar, aunque como siempre con la harina las texturas cambian, y el amasado sin gluten se hace más complicado, por lo que hay que manipular la masa con las manos enharinadas para no acabar pegado a ella :) Yo varié ligeramente la receta de María y aumenté la proporción de harina, y no tuve mucho problema. De todas formas, con la preparación iré contanto cómo lo hice y cómo lo haré cuando repita, aprendiendo de mis errores ;) (más…)

Érase una vez una madrastra

Érase una vez una madrastra que pasaba de cuentos.

Cuentos en los que las madrastras son bellas y sin corazón (algunas, a falta de uno propio, quiere conservar el de su hijastra en un cofre), o son mezquinas y maquiavélicas (si se diera el caso de que tus hijas no están a la altura deseada, siempre puedes bajar el listón humillando y empequeñeciendo a la que no es tu hija).

Cuentos en los que sólo alcanzas el título de madrastra si tu reciente marido, roto por el dolor de la pérdida de una esposa y madre maravillosa, busca ciegamente una mujer que la sustituya, en una época en la que, a falta de divorcio, bueno es enviudar si acompaña al guión.

Cuentos en los que los diccionarios se hacen eco del malestar que generan las palabrastras y, a la mera relación familiar, añaden la carga emocional que nos las hace tan antipáticas…

Pues la madrastra de este cuento quiere escribir nuevas historias, con letra bonita y esmerada, e ilustrarlas con personajes reales, dibujados con luces y sombras. Tiene ya cierta experiencia porque antes de pasar las páginas de esta historia fue madre, y ya tuvo que reescribir otros cuentos. Algunos los había escrito ella misma, otros los escribieron para ella…

(más…)

Ideas

Ideas

Si uno va distraído o pasa demasiado rápido por sus días, es fácil que no repare en ellas. Puede también que, aunque las vea, las acalle por falta de tiempo, de recursos o de fe en sí mismo, porque a veces caemos en la artimaña (impuesta desde fuera, desde niños, donde pintar dentro de la raya es lo importante) de que algo tan pequeño y que sólo está en tu cabeza, apenas tiene valor si lo comparas con todo lo grande que es el mundo que nos rodea…

(más…)

Post de emergencia

La que has liado pollito, la que has liado…”

Nada, que se me ha ocurrido migrar el blog y he estado media noche sin dormir, atrapada entre la pantalla y la angustia, que en algún momento he pensado que me había cargado a la Refamilia 2.0 (menos mal que la 1.0 no depende tanto de mis experimentos :)

El caso es que hasta que esto no esté en manos de profesionales, voy a andar en modo prueba y error y habrá cosas raras apareciendo y desapareciendo por la pantalla…

Me gustaría dejar aquí dos enlaces que me encantan y aún no he conseguido “recolocar” en su sitio”, y que no me gustaría que quedasen en el limbo ni por unos días…

¿Nuevo en la Refamilia?, porque si no no hay quien entienda este enredo…

Y mi Creative Food Band, porque ellas se merecen estar en portada, como siempre, y porque tenemos nuevo reto rico rico…

Tengo al Cielo pelando fruta, calentando tostadora y sirviendo leche, así que me bajo a desayunar, que esto del desvelo (al final el blog es como un hijo, ya verás…) da mucha hambre…