Mi romántico caradura

En Asturias, hace unos días, mientras leíamos:

Mamá, te quiero.” Al Segundo Sol debo haberle rellenado el gel con Mimosín, porque no se puede ser más cariñoso  :) “Te lo digo mucho porque te quiero mucho.” Dos y dos…

Y yo a ti, mi vida…” Y me da por pensar que mucho amor pero poco casito, para variar, así que le digo “Y cuándo me haces enfadar, ¿qué?” Estaba preparada para alguna excusa, pero sorpresas te da la vida…

Mamá, cuando te enfadas es un truco: entonces te lo digo para que te calmes.” Bendita inocencia…

Al día siguiente, a la hora de la comida, ahí está el solete con el culete en todas partes menos en la silla y claro, una que no es de piedra, entorna los ojos y se dispone a activar el DEFCON 3 (el 4 viene de serie; el 5 es una utopía ;)

El Segundo Sol, que me ve venir, suelta “Mamá, te quiero.” Se le iluminan los ojos, me sonríe y me dice “¿Ves Mamá?, ¿a qué estás más tranquila? Funciona…

Pues mira sí, funciona, porque doy fe de que es imposible estar enfadada y doblada de risa a la vez :)

Esto del amor no tiene secretos para el Segundo Sol… Unas noches antes de su conocer su ‘truco’:

Eres lo que más quiero del mundo, Mamá… luego al Primer Sol, luego a Papá, luego a Mantita (es mentira, Mantita va la segunda del ranking, pero como nos escandalizamos, la pone la cuarta :) luego a la Estrella Mayor, luego a la Menor, luego al Cielo, luego al Abuelo y luego a la Abuela.

Los abuelos son los padres del Cometa, así que le pregunto por los míos “¿Y el Avi y la Yaya?

Si quieres los cambio por el Abuelo y la Abuela…

Mujeres del futuro, preparad pañuelos, amigas y tarrinas de helado; el Segundo Sol enamora allí por donde pasa y tiene muy claro cómo funciona esto…

Traducción: "Te quiero mucho, Mamá, eres la mejor: quiero ir al Parque Warner" ¿Casualidad? No lo creo...

Traducción: “Te quiero mucho, Mamá, eres la mejor: quiero ir al Parque Warner” ¿Casualidad? No lo creo…