Carta de los Reyes Magos

En general disfrutamos de una Refamilia feliz, pero a veces se viven momentos muy complicados… Incluso en esos en los que hay que reprimir las ganas de llorar y en los que un abrazo es una tabla de salvación, hay sitio para una sonrisa :) Uno de los momentos especiales y terapeúticos de estos días ha sido preparar una caja morada de Magia para el Segundo Sol.

Podría pensarse que el crío pidió la Magia de los Reyes Magos y se olvidó del tema, pero hemos tenido Magia todos los días… “Jo, chicos, qué cansada estoy con tanto preparativo“. “No te preocupues, Mamá, que cuando los Reyes me traigan la Magia te voy a hacer un robot que cocine, ponga el lavavajillas… y nosotros no pondremos más la mesa ni recogeremos nuestro plato“. No sé que opinará el sindicato de robots imaginarios de estas condiciones laborales…

Me chiflan los Minions, y comenté que quería tener uno, pero uno de verdad, como en la peli, no un muñeco. El Primer Sol “Pero Mamá, son sólo dibujos, no puedes tener uno de verdad“, y Segundo Sol al rescate del Reino de Fantasía: “Mamá, yo te hago uno con mi Magia“. Pues me encantaría, la verdad…

Unos amigos maravillosos están pasando por un mal momento, y están muy tristes. Hablando con los niños, mi amiga les contó que le había pedido un deseo a los Reyes, pero que no sabía si se lo traerían, porque era muy difícil de hacer realidad. Y allí que fue el Segundo Sol en su ayuda: “No te preocupes, que si no te lo traen, yo te lo hago con mi Magia“. Al menos es altruísta; miedo me da pensar qué se reservará para él…

El caso es que yo ya estaba en modo pánico, y tenía que salvar el buen nombre de Sus Majestades, así que pensé que los Reyes podrían escribirle una carta al Sol, para que su deseo no quedase en el olvido… Esto es lo que le han escrito:

“Querido Sol,

Nos hace muy felices escribirte esta carta y poder darte un poquito de nuestra Magia. Déjanos contarte cómo es…

carta de magia de los reyes magos

Una parte de nuestra Magia es de gran ayuda en nuestra labor. Con ella podemos leer en poco tiempo las cartas de todos los niños, preparar montañas y montañas de regalos y llegar a miles de casas en sólo una noche. Tal vez creas que es una magia estupenda, que con ella podrías hacer un montón de cosas (incluso convertirte en todo lo que existe y no existe, que te conocemos muy bien…) pero te contaremos el secreto de nuestra mejor Magia…

Nuestra Magia más poderosa es la que nos permite hacer felices a muchos niños, llevando Ilusión a todas las casas, incluso a aquellas en las que la Ilusión no puede entrar todos los días. Esa Magia, aunque quizá ahora no te des cuenta, ya la tienes por el mero hecho de ser Niño.

Es la Magia que hace inventes historias disparatadas, la que te convierte por un rato en gorila o en marciano, la que transforma el cuarto de juegos en un escenario imaginario. No pienses que porque está sólo en tu imaginación es menos poderosa que si hiciese tus ideas realidad.

Esa Magia hace que los que están a tu alrededor sonrían y rían contigo, que te quieran, que vean el mundo como tú lo ves a través de las cosas que imaginas; haces que sean felices y tengan ilusión… ¿ves como tú también eres Mago?

Sigue imaginando, sigue soñando y siempre serás un Mago poderoso, siempre serás lo que tú quieras ser… El mayor poder es el de la Imaginación. Sólo el que imagina algo primero, tiene la oportunidad de hacerlo realidad después.

Esperamos que te gusten los regalos de este año y que el que viene seas un poquito más obediente. Sentimos no poder traerte los propulsores, pero Iron Man nos los pidió primero…

Recibe un fuerte abrazo de

            Melchor

                       Gaspar

                                   Baltasar”

No sé si responde a las ilusiones de un niño o a las de su madre, que tan maravilloso lo ve. Mi mayor deseo es que no se desilusione…

Y me quedaba la mágica caja morada… No pude hacer mucha magia, sino algo más prosaico. Compré una caja de madera, pintura morada metalizada, goma eva para forrarla por dentro y algo de purpurina para el interior.

caja 1caja 3 caja 4

En total algo así como 5 horas de trabajo satisfactorio a horas intempestivas y más amor que pericia. Y así fue la cosa

¡Felices Reyes, que os traigan toda suerte de felicidades y aprendizajes!