Frases del Segundo Sol cuando era un solecito

Llevo toda la semana a vueltas con las ideas y las palabras, el post que empecé el martes se ha convertido en dos, y a domingo por la noche sigo con las ideas, las palabras y los dos posts enmarañados, así que he decidido dar a todos unos días de descanso y regalarnos unas sonrisas con las frases célebres del Segundo Sol :)

De mi pequeño cuadernito maravilloso, frases de mi Sol, que si con cuatro años leía, con dos ya se estrenaba en esto de las frases célebres caseras.

Mamá, eres preciosa” Ya, lo sé, no es una frase que roce la genialidad, pero si era por regalar sonrisas, la mía es enorme…

El niño es muy espabilado, pero lo del pañal lo llevamos fatal… el verano que cumplía los dos años me empeñé en quitárselo y, obviamente, no estaba preparado, porque este episodio fue en otoño. Siete pantalones, siete, con sus siete calzoncillos en lo que iba de día, y yo perdí los papeles: le di un azote en el culo. ¿Y qué me dijo? “Mamá, si me pegas, me portaré mal, y si me pegas fuerte, me haré más pis.” Corleone a su lado un aficionado, os lo digo yo, que me quedé helada…

A finales de ese año, con dos y medio, saliendo de la guarde muy compungido porque le habían castigado: “¿Y por qué te han castigado?” Indignación “Pues porque me pegan, mamá” ¿Perdón? La situación exige una pregunta-trampa de madre “¿Y a quién pegas tú?” “Pues a los que me pegan luego…” Claro, no podía ser de otra manera. No serán de la Familia

Al mes siguiente: “Ha dicho el doctor que no puedo tomar tortilla porque me pongo malito” Debe tener un médico particular, porque al Segundo Sol no le gusta la tortilla en ninguna de sus variantes. “Cariño, eso es mentira” Me mira sonriendo: “Es un truco, mamá” Acabáramos, esos pequeños matices del lenguaje…

Ya camino de los tres años, en la bañera con su hermano, yo les iba preguntando partes del cuerpo para que me dijesen dónde estaban, en plan concurso. Acabada la emoción de las básicas, empecé a buscar partes más enrevesadas: “A ver quién sabe dónde están… ¡los nudillos!” Mirada bizqueante del Primer Sol e iluminada del Segundo: “¡¡Mamá, yo estoy desnudillo!!” Pues mira, ganó la ronda…

Y otra de lenguaje de la misma época, hinchando pecho y con mirada amenazante: “Soy Batman y tengo joderes” Son de estas cosas graciosas que dicen y no sabes si corregir o no ;)

.

El miércoles operan a mi Solecito de un “huevito en axcenso”, como él dice. La operación es en principio sencilla, y realmente lo que me preocupa es toda anestesia que le ponen… Yo le digo que tiene que pensar en cosas bonitas cuando le hagan soplar (le ponen una mascarilla primero que le deja dormidito, antes de entubarle para la anestesia general), y así al despertarse las cosas bonitas seguirán aún en su mente, y que yo estaré allí para abrazarle en cuanto los médicos me dejen. Se toma un segundo y decide que pensará en mí… Yo pensaré en él todo el tiempo hasta que le abrace otra vez, para que estemos juntos toda la operación…

El Segundo Sol y yo