Refamilia

Una refamilia dos medias familias unidas por el amor y la voluntad de amar durante el resto de nuestras vidas

Protocolo de emergencia

Accidente de lego

Guardia imperial accidentado tras chocar su A-wing con una pared de bloques…

Cuando éramos minifamilia y vivía sola con los Soles, a veces imaginaba esta escena: la madre inconsciente (¡o aún peor!) y los niños, tan pequeños, llamándola “mamá, ¡mamá!” sin obtener respuesta, con lágrimas cayendo por sus mejillas al no comprender por qué su madre, siempre solícita, no les atiende… Suena el teléfono varias veces a lo largo de la mañana, pero el interlocutor no alcanza a imaginar la tragedia, y desiste… Pasan las horas, los niños solos, nadie se da todavía cuenta y ellos con pena y hambre…

Pero yo no soy dramática, conste en acta… Digamos que el Primer Sol heredó la parte reflexiva y responsable y el Segundo la imaginativa y creativa. Como la imaginación ya entró en escena, le toca a la responsabilidad representar su papel, y de la posibilidad de que ocurriese algo similar, surgió el primer protocolo de emergencia.

(más…)

Momentos prestados

Más que prestados, son momentos compartidos, porque el Cielo los vive en primera persona y yo como embelesada observadora :)

Hace unos días tuve que salir por la tarde y el Cielo se quedó con los Soles. Tuvieron una cena distendida y llegó la hora del baño, y con ella, los mimitos de por la noche (cuando salen de la bañera, por turnos, les siento sobre mis piernas y les someto a un secado amoroso con besos y caricias incorporados; es tan parte de la rutina diaria como lavarse los dientes).

Al salir de la ducha el Primer Sol dijo: “Mamá nos hace mimitos…” Y el Cielo se sentó a los Soles, los secó e inventó las “mimillas”, que vienen a sustituir los besos por cosquillas, pero que tienen el mismo efecto halo de cariño, a la luz de los comentarios de los tres…

(más…)

Madre de edición limitada

I am not a perfect mother, but I am a limited edition

Una mañana, esperando el autobús, compartía banco frío e incómodo con una chica y su hijo, de unos tres años. El niño se hizo daño, no recuerdo cómo, y rompió a llorar. La madre, toda dulzura, le sentó en su regazo murmurándole y le dio un besito “¿Lo ves?, no es nada, ya no duele” y el niño se calmó y sonrió con un lagrimón aún cayéndole por la mejilla. Yo tendría 20 años, pero pensé “Yo quiero ser una madre así.” Sólo recuerdo que la chica iba en vaqueros y llevaba una coleta negra, pero es una de esas ‘personas que’ y le he sonreído mentalmente cada vez que uno de mis Soles se ha hecho pupa

(más…)

Calendario de la Refamilia

Voy a hacer una confesión: una Refamilia es lío estupendo, y además de mucho amor, se necesita una logística considerable, especialmente en lo que se refiere al calendario. Ya está, ya lo he dicho.

Y haciendo de nuestra capa un sayo, estrenamos categoría en el blog refamiliar, con un nombre de lo más significativo: ¡organización! ¿Y qué vais a poder cotillear aquí? Trucos y apaños (tips en plan chic 2.0) de nuestro arsenal de padres para poner un poco de orden entre vástagos propios y ajenos (y equilibrio mental a nuestro día a día, para qué negarlo)

Atención: Prácticas no testadas fuera del hogar refamiliar; la Refamilia no se responsabiliza en modo alguno del resultado de la aplicación de estas ideas en otras casas ni garantiza resultados similares en otras condiciones educativas.

Nosotros lo primero que necesitamos para organizarnos es saber cuántos vamos a ser para comer, dormir, poner lavadoras, lavavajillas y planificar ocio, y hace tiempo que la Refamilia venía demandando un calendario accesible para todos.

(más…)

Alta tensión. Prolegómenos

Señor con bigote tomando un helado debajo de un paraguas, por el Segundo Sol (julio 2013)

Señor con bigote tomando un helado debajo de un paraguas, por el Segundo Sol (julio 2013)

La Refamilia no sería una familia en condiciones si no tuviésemos dos cosas: gritos de vez en cuando y familia política. Tomen asiento porque aquí empieza, sin saber cuando escribí esta línea, un auténtico manifiesto refamiliar.

En cuanto a gritos, lo estándar, que si me toca a mí jugar, que si yo lo vi primero, que si me ha hablado mal, que si os tomáis ya la leche o dormís en la espesura del bosque… Ya se sabe, cosas de hermanos, casi hermanos y padres poco perfectos…

La familia política en nuestro caso, son “las otras familias” (tchan, tchan, tchaaaaaan), porque a las auténticas familias políticas no les hemos dejado ejercer. Nuestra prioridad eran los niños, que se llevasen bien, que estuviesen felices todos juntos… y la familia predecesora es ya mayorcita: no había que cuidarla tanto. Así que suegros y cuñados han tenido que buscarse un hueco como han podido, porque nadie ha estado nervioso al conocer a “los padres de ella” o a “la familia de él”. Y, paradojas de la vida, todo ha ido como la seda, y segundas partes pueden ser mucho mejores que las primeras ;)

(más…)

Regalos de Reyes

Han pasado tres días desde que llegaron los Reyes Magos, y una que es afortunada en amores, sigue recibiendo regalos… El de hoy me lo concede mi amiga Lorena, que ha publicado esta maravilla de post en su blog: ¿Tú crees en la magia?

No tengo palabras para expresar lo honrada que me siento. Mil gracias…

Como anticipa Lorena, la Magia de los Reyes Magos fue uno de los momentos más mágicos de estos días… El Segundo Sol desenvolvió su regalo, miró la caja y dijo “Tiene una C, ¡mi letra!” y la abrió con cuidado. “¡Un diploma!” Les encantan los diplomas, porque a veces les hago algunos en vacaciones, de titulación tan variada como a la más bailonga, al más lento comiendo, al más creativo, a la más colaboradora, al más responsable… incluso al más llorica, que a veces está reñido… “Creo que es una carta de los Reyes, ¿quieres que te la lea?“.

Se la estuve leyendo despacio, entonando mucho y poniendo énfasis en la Magia de la Imaginación. Él mientras jugaba con su dragón nuevo, y yo pensaba que no estaba escuchando. Era una de las posibilidades. De hecho, no era la peor, porque no parecía decepcionado. Cuando terminé anunció “Soy mago, mamá” y mi sonrisa ocultó lágrimas de madre. El Primer Sol y las Estrellas también habían puesto la oreja (no todos los días los Reyes escriben a alguien de la familia), e hicieron preguntas, valorando la cantidad de Magia que ellos mismos poseían.

(más…)

Receta para crear una Refamilia

Marciano, por el Pequeño Sol (oct 2013)

Marciano, por el Segundo Sol (oct 2013)

.

A veces la vida te pone en la puerta invitados inesperados, y toca improvisar una receta con los ingredientes que tienes a mano. Quizá no los tienes todos, pero a veces, de momentos en los que la creatividad se pone el delantal, surgen los bocados más deliciosos… Ésta es la receta con la que hemos empezado a crear nuestra Refamilia; hay que tener en cuenta que las cualidades de los ingredientes influirán en el resultado final, y que las cantidades de cada uno variarán a lo largo de la vida de la Refamilia.

Ingredientes

  • Una medida de Ella: mujer de 34 años descasada desde hacía año y medio, con dos hijos. Ya había pasado el duelo del divorcio y empezaba a ser nuevamente Ella, con un recién estrenado trabajo conseguido a golpe de estudio contra viento y marea. Sus Soles son las luces que la habían guiado y sostenido por todas las tinieblas pasadas. Como madre, su preocupación última es enseñar a sus hijos a ser felices, por ellos mismos y por encima de las circunstancias, a disfrutar las pequeñas cosas del día a día y a buscar el aprendizaje en sí mismo, siempre respetando y cuidando de los demás. El resto no es lo primero y ya vendrá.
  • Una medida de Él: hombre de 38 años con un año de ventaja en su estado civil de divorciado, pero aún con camino por recorrer, padre de dos hijas. Centrado en su trabajo y sus niñas, terminaba un Máster que iba favoreciendo su crecimiento personal. Su generosidad y entrega le hacen valedor del apelativo “bueno” entre sus compañeros, aunque a veces aparece “el talibán” cuando no logra hacerse con la situación. Como buen ingeniero, casi todo es medible y susceptible de encaje en algún cuadrante, poco amante de la sorpresa y defensor del control.

(más…)

¡¡Felices cumpleaños!!

Amigas jugando, por la Estrella Menor (oct 2013)

Amigas jugando, por la Estrella Menor (oct 2013)

Hace una semana fue uno de esos días mágicos, especiales, llenos de ilusión para la Refamilia. ¡La Estrella Menor cumplió 5 años! Sólo hemos podido compartir los últimos dos, pero teniendo en cuenta la edad, podríamos decir que estamos ahí desde el principio.

Éste ha sido el primer cumple de la Estrellita celebrado en Casa, en la de todos, y lo hemos hecho estilo Refamilia, lo que viene siendo un cumpleaños gitano, de tres días mínimo: día de la fiesta, día del cumple coincidente con el del nacimiento y día con la familia “ascendente”.

El día de la fiesta fue el sábado de hace dos semanas, en que coincidíamos los seis. Preparamos la fiesta de cumple en casa, entre todos. Por la mañana, los Soles me ayudaron a preparar magdalenas y palmeritas, y estuve entretenidísima con mi primera tarta red velvet. Por la tarde, en la merienda, descubrí que los sándwiches de nocilla siguen siendo los reyes de cualquier cumple que se precie…

(más…)

Momentos para el recuerdo

Los seis en la cocina. La Estrella Mayor practica con la guitarra Greensleves, mientras el resto baila, a ratos cada uno a su aire, a ratos copiándose unos a otros. El Cielo y yo improvisamos una especie de vals, mirándonos, sonriéndonos. Los pequeños se acercan e intentan bailar a nuestro alrededor. Los voy cogiendo en brazos uno a uno y bailo con ellos. Más risas, besos
3. Estrella Mayor